En este sitio se utilizan cookies para ofrecer una experiencia más personalizada. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información de las mismas en nuestra Política de privacidad.

CALA TAMARELLS, LA OTRA BONITA CALA DE MENORCA QUE NO ESTA EN MENORCA!

Cala Tamarells, la otra bonita cala de Menorca que no está en Menorca!


Cala Tamarells, es una cala situada en frente de la isla de Menorca al este de la isla d’en Colom. Este islote, de más o menos 60 hectáreas, en frente del pueblo de es Grau, es el islote más grande de Menorca.


Lugar sin ningún tipo de servicios, solo puede ser visitado en barca o kayak. Si decides visitar este islote tan peculiar, te recomendamos que lleves agua, comida y una buena sombra, ya que en este bonito lugar no hay absolutamente nada.


Protegida del oleaje, sobretodo del norte, es una playa de arena fina y aguas cristalinas. Una playa paradisíaca que, como tantas, forma parte del ANEI (Area Natural de Especial Interés) de la Albufera de Es Grau. Si decides adentrarte un poco en la isla, podrás ver una lagartija autóctona que solo vive en los islotes que hay alrededor de Menorca, de color negro, suelen estar tumbadas al sol y muchas veces no se alteran ante la presencia humana. Esta especie solo vive en estos islotes así que os pedimos, por favor,  que les respetemos porque están en su territorio y debemos respetarlas para que sigan manteniendo el equilibrio ecológico de estos islotes.


En la playa des Grau puedes alquilar un kayak para visitar este bonito lugar. ¡Ven a Ca s’Arader y te contaremos más sobre este islote y su historia!


Contacta con nosotros en www.casarader.com o reservas@casarader.com o también por whatsapp o telegram al teléfono: +34 670 222 115.

S'ARADER

Ca s’Arader recibe el nombre de los carpinteros artesanos de Menorca, que utilizaban la leña autóctona de acebuche para elaborar toda clase de herramientas para el campo. Antiguamente era un oficio esencial para la economía de la isla, que se transmitía de padres a hijos. Hoy, los pocos araders que quedan se dedican a fabricar barreras, mesas, bancos o taburetes, entre otros elementos.